Ronald Reagan. Un lider americano.




Ronald
Wi
lson Reagan (6 de febrero de 1911 - 5 de junio de 2004). Cuadragésimo Presidente de los Estados Unidos (1981-1989) y Gobernador de California entre 1967 y 1975.
Pocos presidentes americanos han conseguido al mismo tiempo y de manera tan clara, el desprecio europeo y una rotunda popularidad en su propio país.
El punto de vista europeo siempre fue negativo, tachándole repetidamente de imperialista, mofándose de su antigua profesión de actor y adjudicándole el prototipo de "paleto" americano que no era capaz de entender la sensibilidad y cultura europea.






Sin lugar a dudas España fue uno de los países europeos en los que este rechazo era más pronunciado. La reacción de España durante su visita en 1985 fue un claro ejemplo de esta aversión:



Fragmentos visita de Reagan a España en 1985. Col: Historia de la Democracia por Victoria Prego.

En Estados Unidos sin embargo, ha sido un presidente admirado desde todos los espectros políticos. Hasta el actual presidente demócrata Obama no ha escatimado elogios hacia el presidente republicano.

Desde el punto de vista americano, Reagan cogió un país sacudido sucesivamente por el asesinato de Kennedy, la presidencia negra de Nixon y la terrible decepción que supuso Carter para la mayoría de la población. Después de su presidencia los americanos habían recuperado su orgullo como nación.

Uno de los aspectos de su personalidad que más le acercaron al pueblo americano fue su sentido del humor para reírse de si mismo y de las criticas recurrentes que recibía.

Reagan era un optimista empedernido, y como ejemplo le encantaba contar el chiste de dos hermanos, incorregible pesimista el uno y optimista sin remedio el otro, y de los regalos que les hicieron en Navidad sus padres con la esperanza de templar tan extremos caracteres. El primero, al ver la montaña de juguetes que le había correspondido, se echa a llorar pensando que inevitablemente algún día se romperán. El segundo hurga excitado en el montón de estiércol que le había correspondido : "Seguro que por aquí hay un poni". Ese era él.

Otro ejemplo fue el atentado que casi le cuesta la vida. El 30 de Marzo de 1981, John Hinckley, un joven seriamente trastornado, trató de asesinarlo cuando salía de un discurso en un hotel de Washington. Una de las balas rebotó en la limusina oficial y, tras introducirse bajo el brazo izquierdo de Reagan y dañar una de sus costillas, fue a alojarse en el pulmón de aquel costado, muy cerca del corazón. Lo llevaron a la carrera, sangrando a profusión, a un hospital cercano y los médicos tardaron dos horas en extraer el proyectil.



Intento de asesinato - 30 de Marzo de 1981


Se lo tomó con su habitual sentido del humor, a su esposa le comentó justo antes de entrar al quirófano: “Cariño, mira que no agacharme!” y bromeando con los cirujanos que estaban a punto de operarlo, les pidió: “Por favor, díganme que son ustedes republicanos”.

Aunque era un ferviente practicante de siesta diaria, no eran ciertos los rumores sobre que daba cabezadas durante las sesiones de trabajo de la tarde.Un chascarrillo decía:”Debe temer el mundo que Reagan lo haga saltar por los aires? Solo de nueve a cinco.

Reagan estaba al corriente de lo que se murmuraba y gustaba de afirmar, en tono jocoso, que en el sillín que tenía en la sala del gabinete debían poner un letrero que rezase: “Aquí durmió Reagan”.

El humor lo ayudo a desarmar a los críticos, y así, no dudo en comunicar a los periodistas:”Claro que me preocupa todo lo que atañe al Gobierno, de hecho, me ha provocado mas de una tarde de insomnio”.

En cuanto a su dimensión política, fue capaz de mantener al mismo tiempo una relación franca y colaboradora con Gorbachov y ponerle de frente con sus contradiciones en materia de libertades en los países de la órbita soviética. Así en Berlín en Junio de 1987 en un histórico discurso instó a Gorbachov:

"…Hay un signo que los soviéticos pueden hacer que sería inconfundible, que avanzaría enormemente la causa de la libertad y la paz…

…Secretario General Gorbachov, si usted busca la paz, si usted busca la prosperidad para la Unión Soviética y Europa Oriental, si usted busca la liberalización: ¡Venga a este muro! ¡Señor Gorbachov, abra esta puerta! ¡Señor Gorbachov, haga caer este muro!"

Dos años después caía el muro.

Nota: La información ha sido extraída de la serie de Historia de Estados Unidos de Oxford University. En concreto el volumen que narra los años de Reagan ha sido publicado en España como libro independiente con el titulo de "El Gigante Inquieto. Estados Unidos de Nixon a G.W. Bush" de James T. Patterson.

Entradas relacionadas:
- Clint Murchison, el lobby tejano en los 60 y el asesinato de Kennedy
- Nixon: La arrogancia del poder.
- La Guerra Fría: El Muro de Berlín

1 comentario:

MAD-MEDIA dijo...

Y sin embargo, su legado no ha podido ser más negativo para el mundo porque acabó con el triunfo del neoliberalismo carroñero que hoy en día vivimos, al quedar el mundo desequilibrado ideológicamente. Eso de que pongan a un actor de Hollywood que sólo había hecho cuatro películas de vaqueros como presidente o es un chiste o es directamente marketing. Reagan pudo acabar bien su etapa en una fase de crecimiento de la economía internacional, su otro homólogo de Hollywood ha abandonado el cargo hace poco dejando el Estado de California en la bancarrota. No es bueno glorificar a este personaje sin analizar cual ha sido su legado. Su legado ha sido el de los charlatanes que bajo la apariencia del liberalismo no han parado hasta privatizar incluso las vidas privadas de la gente, en una nueva dictadura fascista que se acerca a pasos agigantados.

Interesante tu blog, eso si.